La chica que yo amo no existe
pero está dentro de mí.
Ustedes no la pueden ver,
pero yo la siento aquí.

La chica que yo amo no existe
pero ella me hace vivir.
Me mantiene entre instantes
que hacen infinito mi vivir.

La chica que yo amo no existe
pero la puedo describir,
un par de versos son sus labios,
un poema su existir.

La chica que yo amo no existe
pero te puede destruir,
puso veneno sobre mis labios,
su belleza puede herir.

Vuelta y Giro. (via vueltaygiro)